Home / Territorio / Aragón / 8 de marzo: Ni precaria, ni invisible, ni sumisa, ni devota

8 de marzo: Ni precaria, ni invisible, ni sumisa, ni devota

    8 de marzo8 de marzo: día Internacional de la Mujer Trabajadora.

    Desde Puyalón de Cuchas queremos agradecer a todas las mujeres que han luchado, a las que luchan y a las que día a día se suman a la ilusión de construir entre todas, un mundo nuevo, libre de precariedad, explotación y exclusión social, su esfuerzo y dedicación.

    Tras los últimos ataques cometidos por parte de la clase política dominante que ha dejado más claro que nunca que capitalismo es patriarcado y que ambos son desigualdad. Saldremos con más fuerzas y energías a las calles a reivindicar nuestros derechos.

    Las leyes del gobierno del Partido Popular intentan despojarnos de nuestra libertad. Nos impiden el derecho de las mujeres a decidir sobre la maternidad, nos ahogan con los recortes en derechos laborales, en el derecho a la salud pública, a la educación pública, a la vivienda, en los recortes a las mujeres cuidadoras de personas dependientes, en las guarderías,…y nos condenan a sufrir violencia familiar. La precariedad genera violencia contra las mujeres y el PP defiende un modelo económico y social al servicio de la clase dominante y por lo tanto en contra de la clase trabajadora.

    La ley del aborto de Gallardón y el PP supone dar un paso atrás en la conquista de derechos de las mujeres, nos quiere obligar a ser madres y sumisas al sistema. Se nos priva del derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo sometiéndonos a una ley de supuestos ya obsoleta y superada, que claramente perjudica a las mujeres de clase trabajadora que son las que no se podrán permitir el viaje a otros estados (a diferencia de las mujeres de clase alta) para realizar la interrupción del embarazo. Comprobamos como la conquista de derechos no es algo lineal y que la historia se repite. Nos quieren eternamente menores de edad, explotadas y humilladas para hacernos creer que no tenemos capacidad de razonar ni discernir y así continuar una ofensiva total por un cambio de modelo de sistema donde las mujeres estemos calladas y realizando los trabajos de cuidados.

    Pero somos mujeres libres, y no hay nada más temido por un estado que una mujer que se sabe libre y hace uso de esa libertad para luchar contra todo aquello que no la respeta.

    Queremos reafirmar la importancia de la creación o reafirmación del sujeto feminista de clase, de liberación nacional, social y personal, pues es clave, ya que “la revolución será feminista o no será”. Y para ello es básico conseguir una fuerte alianza entre las mujeres de clase trabajadora asalariadas y no asalariadas (trabajos de cuidados). Y feminizar los movimientos mixtos. Tenemos la misma voluntad de luchar juntas por el cambio y también los mismos objetivos: los de la revolución.

    Desde Puyalón de Cuchas, sabemos que el patriarcado también nos oprime a todas las que nos encontramos fuera de la norma establecida: lesbianas, gays, transexuales, queer, gordas, etc… queriéndonos imponer unos roles de género invivibles. Por todo ello, llamamos a toda la sociedad a la movilización y la desobediencia feminista, a seguir defendiendo la igualdad y la justicia social

    Somos mujeres libres y sabemos que nuestra desobediencia puede hacer tambalear el sistema de injusticias que nos amenaza a nosotras y nuestros iguales. Conocemos las diferentes formas de opresión de nuestro entorno y nos oponemos con todas nuestras fuerzas. No estaremos al servicio del estado. No volveremos a las casas, ni perderemos la propiedad de nuestros cuerpos, ni dejaremos de luchar.

    Nosotras, mujeres de clase trabajadora advertimos: sabemos que es la libertad y seguiremos usándola en cada palabra, en cada acto y en cada sueño.

    Todos los días son 8 de marzo.