Home / Territorio / Aragón / La historia no se legisla: Se construye

La historia no se legisla: Se construye

    justicia_aragonDesde Puyalón de Cuchas observamos con tristeza y estupefacción el desarrollo y contenidos del proyecto de Ley de Derechos Históricos, que está siendo tramitado por la coalición conservadora PP-PAR. Tras tres décadas de autogobierno autonómico, los avances en el reconocimiento de derechos nacionales para el pueblo aragonés han sido escasos y en la mayoría de las ocasiones, se ofrecen como un freno identitario ante el avance emancipatorio de otras realidades (caso catalán). Derechos e Historia son dos elementos que definen como pocos a Aragón como colectividad, en ese sentido, denunciamos la falta de voluntad política para articular una ley que incluya el derecho a decidir, así como establezca el reconocimiento digno e igual de Aragón y su clase trabajadora como agente histórico.

    Tanto el PP como el PAR buscan una cortina de humo, que actualice el baturrismo cultural al que nos han sometido desde hace décadas; en ese sentido, buscan confundir a la población, encerrando el sentido político-jurídico del país a la Constitución de 1978, sesgando la historia de un pueblo de origen medieval. Por eso, valoramos de forma negativa la posible creación de una Academia Aragonesa de la Historia, un órgano que servirá para que coopten los mismos intelectuales que han ido manipulando nuestra historia durante las últimas décadas. De la misma forma, plantean patrimonializar la historia, como si de un simple museo se tratase; la DGA no se ha caracterizado por proteger de forma adecuada el patrimonio que ha gestionado.

    Como organización política independentista y aragonesista, apostamos por la defensa de nuestra historia, nuestra identidad y nuestra simbología, sin manipulaciones ni justificaciones hispanocéntricas. El Pueblo Aragonés se entiende por su larga historia de luchas, cambios y transformaciones. Lo urgente es concienciar al pueblo mediante instrumentos de carácter popular (centros de estudios comarcales o creación de un Instituto de Estudios Aragoneses), además de actualizar los derechos políticos para romper con el estatus quo actual (oficialidad del aragonés y catalán, hacienda propia, derecho a decidir…).

    Puyalón de Cuchas