aragonés | catalán | castellano

El electoralismo pantanero vuelve por elecciones. Mularroya

El PP ha vuelto a hacer la burda maniobra electoralista de anunciar a solo tres días de las elecciones el reinicio de las obras del pantano de Mularroya. Isabel García Tejerina emula a su homónima Cristina Narbona (PSOE) que en 2008 anunció el inicio de las obras en víspera electoral.

El PP como el PSOE, tanto monta monta tanto, no tienen problema en incumplir sentencias judiciales, violar los derechos cívicos de la ciudadanía y malgastar enormes cantidades de dinero público mientras exigen sacrificios económicos a la clase trabajadora. A estos se les suma la colaboración o silencio cómplice de la mayoría de partidos políticos.

El ministerio recurrió a la declaración de interés público de primer orden y para la exención temporal y parcial que hizo el ministerio en la declaración de impacto ambiental. Solo quien ha perdido tres juicios y tres autos judiciales usa estas artimañas y los hechos consumados. Como ya denunciamos en su momento, no es cierto que la obra deba reanudarse por motivos de seguridad. La inseguridad del pantano radica en su propia ubicación como reconoce un informe ministerial.

mularroya 5

Desde la Fundación Nueva Cultura del Agua han lanzado luz sobre el precio que van a pagar los regantes por el agua, asunto prioritario para el colectivo. Teniendo en cuenta el caudal del Jalón y la capacidad del túnel de trasvase, en el mejor de los casos, el pantano no se llenaría más allá de un 51%. Y, con las hectáreas que refleja el proyecto, el precio sería de 1300 euros por hectárea y año, algo inasumible para cualquier explotación agraria. La CHE intenta rebajar esta cifra involucrando por la espalda a toda la cuenca del Jalón, a la que alarmamos de la maniobra de hacerles pagar una obra que no van a usar la mayoría de ellos. Aun con este engaño el precio sería más de 300 euros por hectárea y año.

Puyalón volvemos a reiterar nuestro total apoyo a la plataforma Jalón Vivo en su lucha para parar definitivamente la aberración económica, social y medioambiental, que es el trasvase del Jalón y pantano de Mularroya