Home / Campanyas / Monasterio de Santa Fe de Huerva

Monasterio de Santa Fe de Huerva

    El Monasterio de Santa María de Santa Fe se encuentra el pequeño barrio de Santa Fe, que se sitúa sobre un enclave del término municipal de Zaragoza (adscrito al distrito de Casablanca), y forma un continuo urbanístico con los municipios de Cuarte de Huerva y Cadrete.

    La iglesia y puerta principal del monasterio de Santa Fe fueron declarados Monumento Nacional el 20 de abril de 1979 y el conjunto tiene categoría de B.I.C. pero lleva casi siglo y medio de abandono. En la actualidad la iglesia es de dos familias que no se hacen cargo de su conservación. Tan sólo el horno y las celdas se han recuperado como viviendas. El resto de edificios permanecen en ruinas. La iglesia permanece sin cubierta excepto la cúpula que fue sujetada por un armazón de hormigón en 1981. La torre de la iglesia sufre una progresiva inclinación que obliga a una intervención urgente antes de que sufra mayores males.

    El monasterio originario de tipo fue fundado en 1341, o 1343, por Miguel Pérez Zapata, y su comunidad procedía del monasterio de Fuente Clara, en Alcolea (Baix Cinca).

    El actual monasterio de Santa Fe de Huerva es una construcción barroca del siglo XVIII. Compuesto por la iglesia, la puerta de acceso, el muro perimetral que rodeaba al conjunto y la puerta de acceso al recinto actualmente se encuentra en un lamentable estado de abandono.

    La iglesia es una construcción de estilo barroco y fue iniciada en 1774 por un lego cisterciense discípulo de Ventura Rodríguez. El templo tiene planta basilical de tres naves, destacando en altura la central sobre las laterales, lo que permite la iluminación del interior de la iglesia a través de los grandes ventanales circulares que se abren en el espacio sobresaliente. El crucero se cubre con la monumental cúpula sobre un tambor octogonal y queda rematada por una linterna. Esta parte de la iglesia es una de las pocas que ha quedado en pie, ya que el resto de bóvedas esféricas y elípticas que cubrían los tramos de la nave central se hundieron con el paso de los años.

    El conjunto, de gran belleza arquitectónica, posee además la importancia histórica que le otorga el haber sido centro de importantes hechos en la historia de Aragón y lugar de obligada visita para los monarcas aragoneses y españoles en sus visitas a Zaragoza

    La puerta de entrada al recinto amurallado del monasterio lleva la fecha de 1797 y es de ladrillo en arco de medio punto, flanqueado por pilastras corintias, y un segundo cuerpo con relieve asuncionista en yeso enmarcado por un óvalo.

    Desde la Asociación de Vecinos de Santa Fe de Huerva se han hecho diversas propuestas tanto de soluciones para su rehabilitación como para usos socioculturales. La Diputación General de Aragón debe tomar en cuenta estas propuestas y salvar este impresionante entorno.

    Monasterio de Santa Fe