Home / Territorio / Aragón / Las ayudas públicas no deben malgastarse en el sector taurino

Las ayudas públicas no deben malgastarse en el sector taurino

    Puyalón se posiciona contra cualquier medida que suponga ayudas públicas a un sector que se alimenta del maltrato animal tras la aprobación de una proposición del ultraderechista VOX en las Cortes de Aragón.

    Las Cortes de Aragón apoyaron hace unos días una proposición de Vox para pedir al Gobierno central ayudas directas a las ganaderías de toro bravo en Aragón, las mismas que sustentan el maltrato animal. Desde Puyalón de Cuchas se “observa con perplejidad la sumisión mayoritaria del parlamento aragonés a las charlotadas ideológicas de la extrema derecha”. Valoramos que tanto Podemos como Cha podrían presionar al PSOE de Lambán, como socios de gobierno que son. Su laissez faire de voto individualizado sólo refleja la pasividad ante temas como el bienestar animal.

    En este sentido, el Gobierno de Aragón viene legislando en contra del sentir mayoritario de la sociedad, ya que cada vez hay más gente sensibilizada con la protección y el bienestar animal. La desafección hacia las corridas de toros es un hecho objetivo, que contrasta con el interés por subvencionar o las estrategias de legitimar socialmente estas salvajadas especistas. Entradas gratuitas, contratos a la baja, colocación de grupos de afinidad… este es el negocio de los toros, desde Zaragoza a Uesca o Balbastro, donde han tenido problemas en los últimos tiempos con las licitaciones de las propias plazas de toros.

    Foto: Pablo Ibáñez (@AraInfo)

    Puyalón siempre ha defendido la supresión definitiva de las corridas de toros, así como de vaquillas, toros de fuego, ensogados o becerradas. No queremos espacio para la violencia ni el desprecio hacia los animales. La crisis sanitaria, social y económica desatada por el COVID-19 está sacando a la luz las verdaderas prioridades de la clase trabajadora, y el sector taurino no está entre lo que se considera emergencia social. Se trata de un “chiringuito” montado para beneficio de una minoría, que además suele estar muy bien relacionada con las élites de siempre.

    La estrategia de eliminar subvenciones y ayudas públicas al sector taurino ha quedado aparcada para las fuerzas socialdemócratas. La ultraderecha marca la agenda, y esto es gravísimo. Aunque tal y como indican las organizaciones de protección animal, la tauromaquia no es un sector rentable desde hace años, con un descenso generalizado en ingresos y público en todos los actos que realizan, casi un 70% menos de festejos mayores respecto a 2007.

    Instamos al ejecutivo aragonés a que de un “carpetazo definitivo” a los festejos taurinos, Ni es cultura ni supone un agente significativo de actividad económica productiva. Por objetividad, por dignidad y por coherencia: ¡TAUROMAQUIA ABOLICIÓN!