Home / Territori / Aragó / Los presupuestos en Teruel

Los presupuestos en Teruel

    El conjunto de presupuestos que el Gobierno español ha presentado en lo que a Aragón se refiere suponen un verdadero ataque al mantenimiento y la posibilidad de futuro de nuestro país; unos presupuestos trampa que con grandes recortes tratan de ahogar los diferentes territorios. Especialmente sangrante es el caso de la administración provincial española de Teruel que suponiendo gran parte del territorio nacional y que ha sufrido uno de los mayores recortes presupuestarios de su historia. Es la tercera provincia del Estado que más recortes se ve obligada a aceptar, en concreto se trata de un hachazo de alrededor de un 54,44% que deja el presupuesto provincial temblando con tan sólo 27,7 millones de euros de inversión pública para el ejercicio de 2013.

    Si ya, como se puede observar, la infraestructura e inversión pública en la provincia de Teruel es pésima desde hace décadas, con este nuevo gran recorte la situación empeora drásticamente pues se trata de unos presupuestos por debajo de los mínimos que no contempla ninguna obra pública nueva, tan sólo el mantenimiento testimonial de algunos materiales y obras congeladas por falta de liquidez. La inversión de los ministerios es la que más baja sufriendo un recorte de alrededor del 67% que no logra compensarse con el leve aumento, de poco menos del 17%, en entidades y sociedades del sector público.

    El Gobierno de Aragón, fiel sumiso de sus dueños españoles, ha interpretado bien un ligero descontento con el mal trato que desde España se da a nuestro país. Sin embargo han tratado de desviar la atención de estos graves recortes aduciendo que la actual Presidenta Rudi ha conseguido que el ejecutivo español rectifique un supuesto «error» y que a partir de ahora incluya el Fondo de Inversiones de Teruel que son otros 30 millones de euros estatales para inversión en la provincia. Esta supuesta hazaña trata de venderse como una alegría que enmascare en brutal ataque a los presupuestos provinciales.

    La tendencia antisocial del gobierno puede verse en que se ha realizado un recorte del 10% a las ayudas que la provincia da al carbón (ahogando, aún más, el sector y a las familias trabajadoras que viven de él y con ellas todo el territorio minero) y ha promovido la inversión pública tan sólo para dos obras: el embalse de Las Parras de Castellote y la ampliación del centro penitenciario de Teruel. A estos proyectos ha destinado el ejecutivo 5,8 y 2,7 millones respectivamente lo que da cuenta del verdadero talante de este gobierno de pantaneros y carceleros que ante todo priman inversiones que a buen seguro se incluyen en el presupuesto para beneficio de empresas constructoras privadas, un episodio más en el saqueo y expolio de las cuentas públicas.