Home / Àrees / Puyalón reclama la paralización definitiva del pantano de Mularroya

Puyalón reclama la paralización definitiva del pantano de Mularroya

    64721_181099535395489_1179840386_nPuyalón de Cuchas vuelve a reclamar la paralización definitiva del pantano de Mularroya.

    Puyalón de Cuchas vuelve a mostrar su satisfacción por el segundo auto en pocos meses que desestima reanudar las obras del pantano de Mularroya, tal como demandaban la CHE, la abogacía del Estado y la Junta Central de usuarios del río Jalón. Como ya se advirtió, y a pesar del optimismo infundado de estos organismos, es incompatible que presenten cualquier Evaluación de Impacto Ambiental con el cumplimiento de la sentencia judicial de 2009. Recordamos que Arias Cañete auguró una pronta reanudación de las obras, obviando que que una resolución judicial lo había impedido una vez.

    Supone su quinto revés judicial, tras las tres sentencias judiciales y estas dos negativas a reanudar las obras. La Audiencia Nacional del Reino de España, ha sido contundente desmontando sus argumentos: «la Sala no puede compartir que las medidas solicitadas por el representante legal de la Administración del Estado se encuentren encaminadas a la ejecución de la Sentencia de 10 de junio de 2009 de esta Sala, pues son medidas que parecen ir dirigidas a continuar las obras a la espera de que se apruebe una nueva declaración de impacto ambiental y un nuevo proyecto, cuyo contenido se desconoce».

    Sobre el informe del Director Técnico de las obras. «no se comprende por la Sala que si la petición de seguir construyendo la presa a la cota de 454,50 desde la actual de 438,00, es por razones de seguridad, por dichas razones no se baja a la cota inocua de 421,50, pues la Sentencia de 10 de junio de 2009 anuló, entre otras cosas, la declaración de impacto ambiental del Proyecto de la presa de Mularroya pero también el proyecto de construcción de dicha presa, habiéndose redactado un nuevo Proyecto de Construcción 06/13. Con ello se viene a demostrar es que las medidas propuestas por la Administración no van encaminadas a la ejecución de la anteriormente reseñada Sentencia».

    Queremos felicitar a todos los colectivos y personas que han contribuido con su esfuerzo a esta victoria. Especialmete al trabajo judicial de Ecologistas en Acción que han desenmascarado los intentos torticeros de seguir con las obras, denunciando la “insinceridad de la desobediencia disimulada” o “cumplimiento defectuoso o puramente aparente”. Así como desmontando las presuntas razones de seguridad que se arguyen, la precipitada ejecución del Plan de Emergencia, que no es más que una maniobra efectista, y que no hay ninguna garantía de que no causen mayores destrozos medioambientales a la ZEPA de los que ya han hecho si reanudasen las obras.

    Creemos que las entidades y partidos impulsores de este proyecto deben cesar esta huída hacia adelante y asumir la responsabilidad política de sus posiciones. Deben explicar por qué han infravalorado o, directamente negado los argumentos de la oposición, avalados judicialmente. Especialmente grave ha sido la actuación de los que han empleado como coartada social, a los regantes, quienes no han recibido información clara sobre el precio del agua.

    Instamos a que el pleno del ayuntamiento de Ricla apruebe una moción solicitando el cese definitivo de las obras y la restitución del daño causado, trasladando la misma al pleno comarcal a través de los consejeros de Ricla. Teniendo en cuenta la afección del pantano de Mularroya para Ricla y el riesgo de avenida por la inestabilidad del terreno donde se asentaría la presa, hay que posicionarse sin ambigüedades. Recordamos que desde la comarca se ha instado a que se reanudaran las obras a la mayor brevedad y se ha menospreciado todo lo que venía de los tribunales. Una actitud poco democrática de un ente donde nunca se han podido expresar los grupos que se oponen al pantano, y desde el que han recibido ataques continuamente.

    La CHE ahora mismo está sobrepasada por todo aquello que ha intentado ocultar. Si ha acabado reconociendo que los deslizamientos en Yesa son provocados por el recrecimiento, tendrá que reconocer igualmente la imposibilidad de seguir las obras de Mularroya. Proyectos que como Biscarrués o Bergantes son ejemplo de la política colonial que esta organismo del Estado español aplica a nuestros ríos.

     

    Alejándro García | Militante de Puyalón de Cuchas Valdexalón