Home / Àrees / Teruel ¿existe?

Teruel ¿existe?

    TeruelNevado
    Teruel. Foto: Alejandro Martínez

    Parece ser que el objetivo de las políticas españolas (y pseudoaragonesas) es conseguir que Teruel sea una provincia deshabitada: después de sus reiterados ataques a la minería, ahora le ha llegado el turno a la agricultura, otro pilar de la economía turolense.

    Me refiero a la pésima repartición de la PAC, que condena a la ruina al campo de la provincia de Teruel, llevada a cabo por el Gobierno estatal y por los intereses caciquiles del Gobierno de Aragón. Este Paquete de Ayudas otorga al campo turolense la mitad de subvenciones que a las otras dos provincias aragonesas lo cual condena irrevesiblemente a este sector, que ya se encuentra fuertemente castigado.

    La única solución ante esta vergonzosa administración es la soberanía, somos nosotras, las aragonesas, las que debemos poder decidir sobre nuestros recursos y sobre nuestra tierra. Aragón necesita volver a erigirse como sujeto político para poder recuperar la dignidad que no solo nos roban desde fuera, sino que también vemos sitiada desde dentro de nuestro propio territorio.

    No quiero un Teruel convertido en erial donde los jóvenes seamos expulsados de sus pueblos para poder tener una mínima esperanza sobre nuestro futuro. Quiero que podamos elegir si queremos permanecer en nuestros pueblos, llenándolos de vida, o marchar a otros lugares para construir allí una nueva; esto solo podremos lograrlo si apostamos por la independencia de Aragón. Porque ya está bien de que sea en los sillones de Madrid donde se decida sobre el futuro de nuestra tierra, donde se firmen nuestras sentencias de muerte. Uno de mis abuelos era minero, el otro es agricultor, como mi padre. Mi tierra es la del romero, la aliaga, la olivera, el trigal y el carbón y quiero que siga siendo un lugar donde las aragonesas puedan vivir y donde la despoblación deje de ser una lacra que nos amenaza día sí y día también.

    Laura Comín Ginés