Home / Territori / Aragó / El gobierno español se empecina en Mularroya

El gobierno español se empecina en Mularroya

    mularroya-5Desde Puyalón de Cuchas asistimos con indignación a la maniobra del gobierno español para seguir con las obras del pantano de Mularroya. Una obra que judicialmente se ha demostrado ilegal. La declaración en el consejo de ministros del 26 de diciembre de la existencia de razones imperiosas de interés público de primer orden, incluidas las de tipo social y económico” está llena de incongruencias y falsedades en la línea de las razones por las qué el Tribunal Supremo ha denegado hasta en tres ocasiones reanudar las obras. Cambian las normas de juego, lo que supone un ejercicio antidemocrático y merece todo nuestro desprecio.

    La declaración de utilidad pública “conlleva la aplicación de medidas compensatorias para garantizar la protección de la coherencia global de la Red Natura 2000” algo que las sentencias han demostrado incompatible con la obra.

    En la declaración mantienen que “la actuación constituye un instrumento clave para el mantenimiento del sector agrícola en el bajo Jalón” pero siguen sin informar a los agricultores de cuál sería el precio del agua, por lo que pueden repetirse casos como Lechago o El Val. Los intereses del capitalismo emplean a los agricultores como coartada social.

    La “fijación de la población en el entorno rural, evitando la despoblación y el abandono del campo” que se declara no va venir por un embalse sino por unos precios de productos agrícolas equilibrados a los costes. En lo referente a Valdejalón son los pueblos de montaña los más afectados por la despoblación y a esos no llegará el agua, siendo además de las pocas comarcas que ha aumentado en conjunto su población los últimos 20 años. Aparte de dejar seco el Jalón durante 25 kilómetros, se fomenta en la zona llana una agricultura capitalista, con la posesión de la tierra y el uso del agua en manos de grandes propietarios, hurtando la soberanía alimentaria.

    Donde no hay un problema de seguridad los defensores de este pantano lo crean asentando la presa en un terreno inestable, riesgo reconocido en un informe ministerial. Dicen que “se producirá una laminación de avenidas en este río (Grío), mejorando la seguridad pública de las poblaciones situadas aguas abajo de la presa” pero no hay ninguna constancia histórica de grandes avenidas del Grío, río de escaso caudal.

    Según informa SEO Birdlife, la Directiva Hábitats señala en su punto 6.4 “en caso de que el lugar considerado albergue un tipo de hábitat natural y/o una especie prioritarios, únicamente se podrán alegar consideraciones relacionadas con la salud humana y la seguridad pública, o relativas a consecuencias positivas de primordial importancia para el medio ambiente, o bien, previa consulta a la Comisión, otras razones imperiosas de interés público de primer orden.” Caso que coincide con Mularroya por el águila perdicera y la centaurea pinnata. Debe consultarse a la Comisión Europea. Denunciamos el uso torticero de la Directiva por parte del PP.

    Pedro Arrojo ya habló de Mularroya como uno de los proyectos hidráulicos más irracionales económicamente del Pacto del Agua. Instamos a las formaciones políticas de izquierdas y contrarias a la “casta” a que se posicionen sin ambigüedades contra este proyecto, y se unan a la petición de descarte definitivo del pantano de Mularroya y trasvase del Jalón. Las noticias referentes a Yesa y Mularroya, reafirman la necesidad de soberanía por parte del pueblo aragonés para protegerse de estos atropellos que vienen de los partidos de obediencia a Madrid, constructuras y grandes terratenientes.

    Puyalón de Cuchas