Home / Territori / Aragó / VIRGEN DE TOBED

VIRGEN DE TOBED

    LA VIRGEN DE TOBED CON EL FUTURO ENRIQUE II DE CASTILLA, SU MUJER JUANA MANUEL Y SUS HIJOS

    virgen-de-tobed

    Comúnmente llamada La Virgen de Tobed, fue realizada en temple sobre tabla por el pintor catalán Jaume Serra entre 1359 y 1362 (1375 según Gonzalo Borrás basándose en el contexto histórico y la fecha de construcción de la iglesia frente al estilístico). Procede de un retablo italo-gótico que estaba situado en el interior de la iglesia de Tobed, declarada Patrimonio Mundial mudéjar por la UNESCO, dependiente del Santo Sepulcro de Calatayud, del cual solo se conserva esta imagen central y dos laterales de menores dimensiones e incompletas.

    La iglesia es el primer arquetipo de iglesia fortaleza, recordemos la inestabilidad con Castilla. Tiene una única nave con capillas laterales entre las torres, contrafuerte y presbiterio recto, con tres capillas comunicadas entre sí y que tenían tres retablos italo-góticos, la Virgen, San Juan Bautista y Santa María Magdalena, fuera de uso litúrgico en el momento de su expolio.

    Es un documento histórico de gran valor al ser un exvoto y contemporáneo de la Guerra de los Dos Pedros entre Castilla y Aragón (1356-69), donde Enrique II y Juana Manuel aparecen como donantes, dispuestos jerárquicamente junto a su escudo de armas y las reales. Es un exvoto dinástico de los Trastámara, familia castellana que en breve reinará en Aragón tras el Compromiso de Caspe de 1412. El exvoto supone una legitimización de su poder en la guerra civil castellana contra Enrique II.

    La Virgen sostiene con cariño al Niño en su regazo al que amamanta y dirige una mirada triste, previendo la Pasión, representa la Virgen de la Humildad, sobre un cojín y que representa todas las virtudes, y la Virgen de la leche, simbolizando que alimenta a la cristiandad. Aparece una Virgen más humanizada y cercana en consonancia con los escritos de la época. Estilísticamente se adscribe a la escuela de Siena.

    El resto del retablo conservado es propiedad del Museo del Pardo. La tabla lateral dedicada a San Juan Bautista está en el Museo Maricel de Sitges. La tabla que representa escenas de la vida de San Juan Bautista está en el Museo Diocesano de Barcelona. Y dos tablas laterales con escenas de la vida de San Juan Bautista y Santa María Magdalena están en el Prado desde que en 1965 fueron compradas a un coleccionista barcelonés. Acompañando a la tabla principal de la Virgen.

    Fray Martin de Alpartir, del cercano pueblo, comendador de la Orden del Santo Sepulcro y tesorero del arzobispo de Zaragoza. Encargó a Serra en 1381 un retablo de la Resurrección para su capilla funeraria, hoy en el Museo de Zaragoza.

    Según la investigación de Victoria E. Trasobares, la fecha de salida de Tobed de la tabla oscila entre 1898 y 1901, época del polémico mosén Carlos Cerdán, acusado posteriormente de gestión indebida de los fondos parroquiales. Junto a ésta salen a espaldas del obispado y del pueblo otros bienes sin especificar causando un hondo malestar. La tabla aparece en 1908 en Zaragoza en la exposición hispano-francesa, cedida por el coleccionista Román Vicente. El ayuntamiento de Tobed hace llegar al Obispado la pérdida del cuadro de la adoración de los reyes y una paz. En 1962 se presenta como parte de una exposición en Madrid sobre pintura catalana, ya desde los años 50 en manos el empresario y promotor inmobiliario José Luis Várez Fisa, traspasar por varias manos privadas. En 1965, los laterales fueron llevados al Museo Nacional del Prado, en Madrid. En el año 2003, la donó al Museo del Prado, motivo por el cual, la sala en la que se expone se llama Várez Fisa. Es una pieza clave para comprender el estilo italo-gótico en Aragón en esa época.

    Pedimos al Gobierno español la devolución de todas las piezas conservadas del retablo, siguiendo la recomendación de que la obra de arte ha de estar en el contexto histórico donde fue realizada y alcanza su pleno sentido. Animamos al ayuntamiento de Tobed, comarca de Calatayud, Diputación de Zaragoza y Gobierno de Aragón a que pidan su traslado desde el Museo del Prado a la iglesia de Tobed, o en su defecto al Museo de Calatayud y una reproducción en Tobed. Recuperando parte de su identidad cultural y un nuevo aliciente turístico. Acercando el arte al medio rural del que procede y alejándola del elitismo y el negocio museístico de acumulación de obras de arte.

    Save

    Save

    Save

    Save