aragonés | catalán | castellano

La CHE miente tras el derribo de la ermita de Los Palacios

    Ante el comunicado emitido ayer por la CHE, Puyalón de Cuchas desea manifestar lo siguiente:

    Somos una organización política basada en la honestidad y el compromiso de su militancia, por ello no vamos a permitir que se ponga en duda la veracidad de la denuncia que presentamos ante la sociedad aragonesa referente al derribo de la ermita de Los Palacios. Uno más de los desmanes que se están cometiendo en Mularroya y que en este caso podemos calificar de golpe bajo, por innecesario y agresión alevosa al patrimonio. No identificamos, como si fuera hipotético, afirmamos que era la ermita de Los Palacios.

    La credibilidad de la CHE es la misma que cuando aseguraban que las afectadas por las dos urbanizaciones de Yesa podrían regresar pronto a sus casas, cuando finalmente fueron expropiadas. O la misma que cuando durante años han negado los problemas geológicos en la presa de Yesa, en recientes fechas lo han vuelto a hacer. Curiosamente el actual presidente de la CHE, señor Raimundo Lafuente, es uno de los responsables del desaguisado de Yesa y también fue jefe de obra en Mularroya. Redactó un informe técnico en el que se proponía trasladar el acueducto del Olivar de Grío para evitar su inundación. O como no hay riesgo en Mularroya pero ponen alarmas en Ricla y utilizan el subterfugio de la seguridad para reanudar las obras. O cuando a mitad de obra cambiaron de lado el aliviadero de Mularroya por inestabilidad geológica.

     

    Referente al comunicado de la CHE

    O bien quieren salvar su maltrecha imagen ante la opinión pública o sus estudios carecen del rigor necesario para determinar el valor del patrimonio cultural. Cuando se busca información sobre Mularroya es la parte más difícil de encontrar.

    Viendo las fotos aportadas resulta fehaciente que semejante decoración de frescos y yeserías no se corresponden a una venta. Ni a una vivienda como dice la CHE que se empleó desde sus orígenes. ¿No entraron al interior del edificio? Incluso por fuera conservaba elementos que permitían identificar el edificio como ermita. Pero sabían aún así que corría riesgo de derrumbe. Años después de iniciadas las obras y cuando el único trasiego permitido es el de los camiones que van por la pista de tierra de lo que era la N-II.

    La CHE cita al ejecutivo autonómico, del que va a la par destruyendo el territorio, responsabilizamos al ejecutivo autonómico por la desidia mostrada y por no informar a la CHE de que no era una venta sino una ermita.

    La CHE cita falta de documentación. Hay dos publicaciones de ADOR Centro de Estudios Almuniense. “Ermitas, santuarios y romerías en Valdejalón”, en este se cita a esta ermita como punto de romería y la asociación “Ricla y sus raíces”, explica aspectos de la misma. En “La fiesta” se explican tradiciones y fiestas de La Almunia de Doña Godina, incluyendo un amplio capítulo dedicado a Los Palacios, el culto a la virgen y anterior posiblemente de veneración a elementos naturales, desde sus orígenes como romería hasta el siglo XX cuando seguía siendo un punto de ocio. Donde confluía gente también de Morata de Jalón y Ricla. Con capellanía desde el siglo XVII. En las catas al hacer la N-II aparecieron restos romanos y árabes.

    Con la desamortización es adquirida por un particular y se conserva un plano topográfico de 1859. Aún con todo siguió el culto popular durante un tiempo. La CHE pretende hacer ver que la construcción adosada de una venta era el edificio original. Es visible esta manipulación observando una foto de 1926 donde se aprecian claramente los dos edificios, fue la venta la que se derribó al trazar la N-II. También había dos pajares, una paridera y el portazgo donde se cobraba el paso de la carretera real. Pervivía la ermita que es lo que han derribado.

    Referente a más documentación, Madoz la cita en su “Diccionario geográfico estadístico histórico de España” (1845). En 1739 “Aragon Reyno de Christo y Dote de María SSMa” cita la mencionada ermita dando bastante información.

    Ponemos en duda la eficiencia de la CHE a la hora de documentarse, o bien que no tenía interés en ponerse a buscar y que salieran cosas de valor. Siempre ha sido partidaria de los hechos consumados. Y en este caso ha borrado un trozo de la historia de Valdejalón.