aragonés | catalán | castellano

TERNO DE SAN VALERO Y TAPIZ FRANJA DEL PIRINEO DE RODA DE ISÁBENA

    TERNO DE SAN VALERO Y TAPIZ FRANJA DEL PIRINEO Roda de Isábena

    Roda de Isábena es la población más pequeña del estado español que cuenta con una catedral y es además la más antigua de Aragón, en torno a la cual se agrupa el bello caserío sobre un cerro. En el siglo X  hay documentos sobre la riqueza del pueblo por los olivares, que conserva una gran rueda para prensar. El condado de la Ribagorza tenía obispos antes de la instauración canónica de su sede en Roda, en el 819 el obispo Sisebuto consagra la iglesia. En el año 1000 el condado abarcaba unos 1.575 km2. En el 872 Ramón I independiza el condado de Ribagorza Pallars del control de los condes de Toulouse.

    Ramón II elige Roda como sede episcopal. La catedral de San Vicente se consagra en el 956. En el año 1006 Abd el Malik, hijo de Almanzor, hace prisionero al obispo Aimerico. Hecho que obligó a construir una nueva catedral al quedar destruida por la razzia, siendo consagrada en el 1030. Cabe destacar que el sobrarbense monasterio de San Beturián (San Victorián), en la actualidad felizmente restaurado, a finales del siglo XI estaba bajo su jurisdicción.

    El siglo XII es el de mayor esplendor de la catedral. El occitano San Ramón fue obispo de 1104 a 1126 y recibió el regalo de la famosa silla conocida como de San Ramón. Aparte de este, desgraciadamente Roda ha sido pasto de varios expolios que merecen mayor detalle. Entre ellos su colección de códices. En 1171 Roda dona a Zaragoza parte de las reliquias de San Valero, la cabeza y un brazo. El último obispo fue Guillermo Pérez, que trasladó la sede episcopal a Lleida enseguida de ser conquistada, en 1149. En 1787 queda reducida a colegiata y en 1851 queda como parroquia arciprestal.

    Hasta 1979 cuando fue vilmente saqueado por Erik el Belga tenía un museo catedralicio. Lo que queda y lo que se pudo recuperar está distribuido por la catedral, a la espera de acondicionar un nuevo museo en la antigua enfermería. Siguen en paradero desconocido piezas del siglo XIII como la mitra de San Valero, la capa de San Ramón, dos peines litúrgicos de marfil, el báculo de marfil de San Valero y el esmaltado de San Ramón. Destaca el tapiz del siglo XVI recuperado en Estados Unidos y afortunadamente restituido el año pasado. Se conservan una silla con baldaquino del siglo XII, y dos sudarios de San Ramón dos sudarios, cuyo origen puede ser egipcio copto, guante, dalmática de la época almorávide, y sandalias, de los siglos X y XI.

    En la época medieval hispánica fueron muy apreciados en la zona cristiana los tejidos procedentes de Al-Andalus, por su calidad y belleza.

    Durante el siglo XV el terno de San Valero viaja a la catedral de Lleida época en la que esta sufrió un incendio. Posiblemente en ese momento se recortó la casulla a la moda de la época, pues originalmente tenía forma de campana. En Roda se cree que viajaron a Lleida para ser restauradas unas cenefas que estaban deshilachadas. Se cree que ya en el siglo XIX empezó a ser troceada para vender fragmentos a coleccionistas sin escrúpulos. En esa época se exponía anualmente para la festividad del santo. También en 1888 en la Exposición Universal de Barcelona, en 1892 en Madrid en la Exposición Histórica-Europea y en 1908 en la Exposición Universal de Zaragoza.

    En 1922 la diócesis de Lleida vendió este y otros bienes. Este hecho denunciado por el pueblo de Roda de Isábena ante el Gobernador Civil en la idea de que eran bienes de la catedral de Roda y no de la de Lleida. Fueron vendidos al coleccionista barcelonés Lluís Plandiura, que éste revendió al Museo Municipal de Barcelona. Hoy se encuentran en el Museo Textil y de Indumentaria de Barcelona, actual Museu del Disseny,  y en colecciones privadas europeas y estadounidenses. Lluís Plandiura adquirió estas unas piezas por 200.000 pesetas. Llegó a tener un juicio contra Joaquin Folch i Torres, presidente de la Junta de Museos de Barcelona.

    En 1932 se vio obligado a vender por razones económicas su colección de arte medieval, que había conseguido rapiñando por Cataluña y Aragón. Al igual que Arthur Byne se valía del engaño, la avaricia y la ignorancia de gentes a las que no llegaba la educación. La Generalitat de Catalunya y el ayuntamiento de Barcelona le pagaron 7.000.000 de pesetas por su colección.

    El Terna de San Valero se encuentra en el museu del Disseny. El terno se compone de las piezas de uso litúrgico: casulla, dos dalmáticas y capa. Tiene un valor único a escala mundial por rareza, antigüedad, calidad y valor histórico. La casulla está decorada con hilo de oro y emplea hilo de seda rojo y verde sobre fondo de color marfil y detalles de oro de Chipre. Tiene decoración de letras cúficas y flores. Con sedas de color amarillo. Fragmentos de la dalmática de San Valero hay en Madrid en el Museo Arqueológico Nacional y en el Instituto de Valencia de Don Juan, aparte de los diseminados por el extranjero.

    Un fragmento de tapiz de origen del Califato de Córdoba en el siglo X llamada “Franja del Pirineo” y de la citada la dalmática de San Valero, se conservan en el Instituto de Valencia de Don Juan en Madrid. La “Franja del Pirineo” tiene el fragmento decoración de un pavo real y su origen puede ser un taller cordobés. Hecha en seda, oro y plata. Adquirida por el arqueólogo e historiador Manuel Gómez Moreno en 1926, que no especifica más una iglesia pirenaica, que se asocia a la catedral de Roda de Isábena. En la iconografía islámica el pavo real vendría a significar el paraíso.