aragonés | catalán | castellano

PUYALÓN DENUNCIA LA DESIDIA DEL GOBIERNO DE ARAGÓN CON LA MEMORIA HISTÓRICA

    Desde Puyalón de Cuchas lamentamos la desidia del gobierno de Aragón en un tema en el que es necesario un tacto especial como es la memoria histórica. Lambán hizo de este tema uno de sus objetivos principales y dignificar por fin a las víctimas de la guerra civil y la represión franquista. Incluyendo contenidos curriculares para que el alumnado conozca lo ocurrido.

    Si en el estado español están catalogadas 2500 fosas, en Aragón se conocen 611, lo que da cuenta del grado de represión. La Ley 3/1999 de 10 de marzo, de Patrimonio Cultural Aragonés, marca las pautas a seguir para realizar exhumaciones bajo la autorización y supervisión de la Dirección de Patrimonio Cultural. Entendemos que se debe ir más allá y no solo supervisar sino ser la misma administración la que se encargue de localizar las fosas y practicar las exhumaciones. A través de una adecuada financiación y de un equipo de expertos. Es un acto de justicia democrática y mínima reparación moral.

    Depender del trabajo voluntario y las escasas subvenciones lleva a casos lamentables como el que hemos vivido en Pomer (Comarca del Aranda), una de las zonas más castigadas por la represión fascista. Un error administrativo en absoluto achacable a ARICO ha conllevado no poder cobrar la subvención y depender de las aportaciones particulares y de otros colectivos. Resulta bochornoso que personas que llevan 81 años esperando dar una sepultura digna e identificar a sus seres queridos tengan que soportar este golpe añadido a su dolor, silenciado e ignorado durante décadas.

    La situación al estar iniciada la exhumación obligó a ARICO a seguir, ya que sería humillante volver a enterrar los restos humanos. Pedimos mayor delicadeza y respeto tanto a Javier Lambán como Nacho Escuín y a que den una explicación. Para este año ni han gastado los 200.000 euros previstos para exhumaciones. La crueldad de los verdugos se veía en el estado en que aparecían los esqueletos, cráneos hundidos, huesos rotos u hombros dislocados. En gente humilde que aún conservaba las albarcas,
    gente que en la dureza geográfica de su entorno de montaña buscó en su momento un futuro algo mejor a través de la militancia política por la que encontraron la muerte. Destacamos el dato que entonces Pomer contaba con 450 habitantes y actualmente no llega a 50.

    La indignación por la desidia del gobierno aragonés llevó a ARICO y diversas asociaciones de familiares de personas represaliadas a emitir un duro comunicado, donde relatan no solo este hecho sino más incumplimientos y dificultades a su labor, hasta la asfixia y paralización. Entre ellos cesión de un local para laboratorio forense, un banco de ADN, mejor acceso a la documentación, la actualización del mapa de fosas y la creación de una Ley aragonesa de Memoria Histórica.

    Felicitamos a ARICO y al resto de asociaciones por su incansable labor en la búsqueda de dar dignidad a quienes lucharon por los valores de la justicia, la democracia y la libertad.memoria historica pomer