aragonés | catalán | castellano

El Consejo de Aragón

    Consejo de Aragón

    Tras el golpe de estado del 18 de julio de 1936, las tres capitales de provincia aragonesas quedan ocupadas por los sublevados. Jaca y Calatayud también se rebelan. Mientras tanto, la parte oriental de Aragón se mantiene fiel al gobierno republicano, quedando Aragón dividido en dos por un frente de guerra que se mantendrá prácticamente estable hasta 1938.

    Sin embargo, la falta de gobierno en esa zona y la llegada de milicias provenientes de Catalunya y Valencia, hace que quede todo ese territorio ocupado por fuerzas armadas del POUM, el PSUC y nacionalistas catalanes. Su presencia en tierras aragonesas provocó una dura represión en todas las poblaciones, siendo ejecutados muchos sospechosos de apoyar la sublevación. Además, las milicias se apropian de alimentos, herramientas y demás bienes necesarios para el frente occidental.

    Ante esta situación de caos, agravada por la llegada de gran cantidad de refugiados huidos de la zona bajo control sublevado, la CNT decide crear el Consejo Regional de Defensa de Aragón, para devolver la normalidad a la población civil de la parte oriental de Aragón. Este será proclamado el 6 de octubre de ese año, siendo Joaquín Ascaso su presidente, que gobierna con 13 consejeros. Siendo su primera capital Fraga, se traslada a Caspe, ciudad simbólica para el republicanismo y nacionalismo aragonés.

    La primera misión del Consejo de Aragón fue poner orden en las acciones de las milicias, para lo que se crea un cuerpo policial que consigue evitar los saqueos, la represión y las ejecuciones. Lo siguiente es organizar la economía, para lo que se colectivizan las tierras de cultivo y algunas fábricas y minas.

    Durante su corta existencia, abasteció de productos básicos a todas las poblaciones y la milicia e incluso produjo excedentes de grano y aceite, que vendió al exterior. Con esos beneficios, compró maquinaria agrícola, construyó escuelas, inició una campaña de lectura y otra de alfabetización. Se edita un periódico (Nuevo Aragón) y un Boletín Oficial, para dar a conocer todas las medidas del Consejo. El Consejo Regional de Defensa de Aragón actuó de facto como un estado independiente, estableciendo relaciones con diferentes países, como México.

    El gobierno republicano español, temeroso de que el éxito de un estado autogestionario se extendiese fuera de Aragón, disolvió el Consejo mediante un decreto del presidente español Juan Negrín. El Ministro de Defensa Nacional, Indalecio Prieto, mandó a la 11ª División, comandada por Enrique Líster a disolver por la fuerza el Consejo. El 11 de agosto de 1937, Caspe es ocupado por el ejército español, las pertenencias del Consejo incautadas y sus miembros detenidos y enviados a la cárcel de Valencia. José Ignacio Mantecón fue nombrado Gobernador General de Aragón.

    Hasta hoy, el Consejo Regional de Defensa de Aragón es la única experiencia de estado libertario del mundo que ha existido. El ejemplo de su gestión se ha imitado a lo largo de los siglos XX y XXI en experiencias colectivizadoras en Bolivia, Venezuela y Rojava.

    Toda la documentación incautada al Consejo Regional de Defensa de Aragón se encuentra actualmente en el Archivo de la Guerra Civil de Salamanca. Para denegar su devolución a Aragón, el gobierno español alega que fue incautado a una organización que ya no existe actual

     

    Guardar

    Guardar