aragonés | catalán | castellano
Breaking News
Inicio / Campañas / Casa y Torre de Mareca, en Épila

Casa y Torre de Mareca, en Épila

    La Casa de Mareca se encuentra en el camino viejo de Salillas de Jalón a Épila (comarca de Valdexalón, Ibérica Norte), es un bien catalogado por el Gobierno de Aragon y es propiedad del Ayuntamiento de la localidad por donación desde 2004.

    Construida en un pequeño tozal cercano a una rambla, el conjunto de construcciones consta de una Torre-Palacete de recreo, típico de la nobleza aragonesa en la ribera del Jalón; en este caso con su iglesia propia y panteón señorial. 

    Con la Reconquista, en 1129 tenemos las primeras noticias históricas de la “Torre de Marecha”, cuando es donada por la viuda de Ato Orella al cabildo de la Seo de Zaragoza. En el devenir de los años pasó a los Cornel, y estos en 1601 la donaron a la Compañía de Jesús. En 1767, tras la expulsión de los jesuitas, la Torre fue comprada en subasta pública por Pedro Pablo Abarca de Bolea, conde de Aranda. 

    A destacar dentro del conjunto la torre islámica del siglo X, con basamentos de piedra y espadaña de ladrillo sin campana, convertida en 1624 en iglesia, se accede a la misma por una sencilla puerta abovedada de medio punto, que da paso a una única nave de tres tramos y presbiterio, cubierta de bóveda de lunetos.

    Es aquí donde se encuentra el panteón de los Ximénez de Urrea, donde se ubica el magnífico sepulcro del IV Conde de Aranda, Luis Ximénez de Urrea, que falleció encarcelado en Coca (Castilla) por Felipe I, tras las Alteraciones de Aragón, por defender las libertades de los aragoneses. El sepulcro en mármol negro de Flandes y policromía dorada, es sobrio y monumental, con remates apiramidados, aproximándose a la cubierta en bóveda; definen el sepulcro las ménsulas de hojas carnosas en la base, pilastras en el cuerpo principal con la leyenda en torno a don Luis y en el remate, frontones curvos en volutas con escudo parlante de los Urrea, coronado y sostenido por leones, asimismo en cuanto a bienes inmuebles perduran el altar y una pila bautismal. 

    En la torre islámica, en el acceso al patio del palacete, se encuentra un estupendo escudo de armas barroco, de don Pedro Abarca de Bolea, IX Conde de Aranda.

    El palacete actual fue construido anexo a la torre, tiene su origen en el palacete de los Cornel y los jesuitas, reformado por el IX Conde de Aranda. El estado de abandono y ruina inminente, la dejadez e irresponsabilidad tanto del Ayuntamiento de Épila, como de la comarca de Valdexalón y el Gobierno de Aragón, hacen temer que se desplome en cualquier momento, situación que APUDEPA ha venido denunciando durante años.

    BIBLIOGRAFÍA.

    APUDEPA: “El sepulcro de Luis Ximénez de Urrea, IV Conde de Aranda”, Heraldo de Aragón, 21 de septiembre de 1997. 

    Cantos Carnicer Álvaro; Giménez Ferreruela Héctor (2004): “La torre islámica de Mareca (Épila, Zaragoza)”, Salduie. Estudios de Prehistoria y Arqueología, 4. Universidad de Zaragoza.

     

    About admin