aragonés | catalán | castellano
Breaking News
Inicio / Campañas / Memoria olvidada: un gaitero aragonés en el NO-DO

Memoria olvidada: un gaitero aragonés en el NO-DO

    LA GAITA DE BOTO ARAGONESA

    La gaita de boto aragonesa pertenece a una familia de instrumentos (las cornamusas) que tiene presencia en todo el Mediterráneo, y gran parte de Europa, además de muchos otros países de los demás continentes, donde los británicos las introdujeron en el siglo XIX.

    VÍDEO:

    GAITERO Y DANZANTES DE L’ALMOLDA (GRABACIÓN ANTIGUA).

    En Aragón, tenemos constancia de la importancia de este instrumento en la Edad Media. Así, sabemos que el Rey Pedro IV El Ceremonioso ordenó crear en todos los navíos de su flota la formación musical de una gaita de boto y dos chirimías (oboe, dulzaina, gralla…). Encontramos aquí la más antigua descripción de una orquesta popular aragonesa. Esta formación se mantuvo hasta la primera mitad del siglo XX en las comarcas de Ribagorza, Sobrarbe, Litera, Bajo Cinca, Somontanos, Ribera del Ebro y Monegros. En Cataluña y Languedoc, también ha llegado hasta la actualidad, aunque se le han añadido tarotas, tambor y flautas.

    La tipología de orquesta medieval citada (una gaita de boto y dos chirimías) la encontramos en varios lugares aragoneses en las tres primeras décadas del siglo XX. Un ejemplo son los músicos de Caserras, que acudían todos los años a las fiestas de Graus, siendo sustituidos a partir de 1911, por otro trío musical. 

    LA GAITA ARAGONESA AL BORDE DE LA DESAPARICIÓN

    La Guerra Civil supuso un duro golpe para este instrumento. La Ribagorza y Los Monegros estaban en la zona del Consejo de Aragón, que detuvo el avance franquista durante la primera parte de la guerra. Al acabar esta, algunos gaiteros supervivientes tuvieron que exiliarse. En muchos pueblos se quedaron sin músicos que interpretar el dance, por lo que este también desapareció. En otros, la ausencia de gaiteros les hizo contratar músicos que trajeron otros instrumentos. Así, en La Ribargorza entró con fuerza la gaita gallega. En algunos pueblos de Los Monegros quedaron gaiteros que mantuvieron el dance en solitario mientras vivieron. Son los casos de Simeón Sarrate en Castejón de Monegros, Vicente Capitán en Sariñena o Cristóbal Falceto en La Almolda.

    CRISTÓBAL FALCETO, UN GAITERO ARAGONÉS EN EL NO-DO

    Cristóbal Falceto, “El Brujo”, era el gaitero de La Almolda. Al igual que en el resto de pueblos monegrinos, los habitantes de La Almolda sufrieron la brutal represión franquista: fusilamientos, encarcelamientos, internamiento en campos de concentración, humillaciones públicas a las mujeres y confiscación de casas y propiedades de los llamados “rojos”. Por ello, quien quería sobrevivir, necesitaba demostrar su adhesión al régimen y a eso recurrió Cristóbal Falceto. 

    El franquismo convirtió el 12 de octubre, día del Pilar (además de la fiesta de la Hispanidad y Día de la Raza) en un día de exaltación patriótica. El 12 de octubre de 1939, Franco visitó Zaragoza para celebrar por todo lo alto la imposición de este nuevo regimen. Uno de los grupos que desfiló ante el dictador fue el de los danzantes de La Almolda, que interpretaban su dance al ritmo de la gaita de Falceto. Este acontecimiento fue recogido por las cámaras del NO-DO. En la grabación que se adjunta, podemos ver dos curiosidades que podrían pasar desapercibidas a simple vista:

    Al lado de los danzantes, hay falangistas armados de una porra o vara. Los Monegros habían sido escenario de cruentas batallas contra los milicianos, tanto contra los del Consejo de Aragón como contra los catalanes que habían acudido en ayuda de sus hermanos aragoneses. Por esto, las autoridades no se fiaban de unos danzantes, en apariencia pacíficos y necesitaban tenerlos controlados.

    En un momento concreto, la cámara recoge un primer plano del gaitero, que lleva un curioso tocado en la cabeza, con un pañuelo donde se puede leer “Saludo a Franco ¡Arriba España! Viva El Gaitero de La Almolda”. Cristóbal Falceto, sabedor de la represión que estaban sufriendo sus convecinos y, seguramente, temeroso por su propia vida, decide mostrar su adhesión a Franco con este curioso lema. 

    VUELVEN A SONAR LAS GAITAS

    Hoy en día, la gaita de boto ha vuelto a recuperarse gracias a la labor de muchos músicos y maestros que desde los años setenta han conseguido rescatarla de una muerte segura. En todas las fiestas aragonesas encontramos gaiteros animando a los asistentes.

    Pero la lógica diversión de las fiestas no debe hacernos olvidar los duros momentos que pasaron hace no tantos años, los intérpretes de este instrumento. La necesaria memoria histórica nos debe hacer reflexionar sobre todas las pérdidas que el franquismo supuso para nuestra nación.

    FELICES FIESTAS POPULARES, FEMINISTAS, LAICAS Y ARAGONESAS!!!

    About admin